Búsqueda

/ languages

Choisir langue
 

Francia

Prohibido taparse la cara

Artículo publicado el 20/06/2009 Ultima reactualización 20/06/2009  14:55 TU

El gobierno publicó un decreto que prohíbe cubrirse voluntariamente el rostro durante manifestaciones o protestas en las calles. El texto prevé multas de entre 1500 a 3000 euros para quienes usen pasamontañas u otros artículos con el objeto de no ser identificados.

Manifestantes anti-Otan durante las manifestaciones contra la Alianza Atlántica en Estrasburgo (abril de 2009).Foto: Reuters

Manifestantes anti-Otan durante las manifestaciones contra la Alianza Atlántica en Estrasburgo (abril de 2009).
Foto: Reuters

La ministra de Interior, Michele Alliot-Marie, consideró la posibilidad de esta prohibición a raíz de los actos de violencia cometidos por personas con el rostro cubierto durante la cumbre de la OTAN en Estrasburgo (este) a principios de abril.

El decreto del primer ministro François Fillon castiga con una multa de 1.500 euros "el hecho de que una persona, en el seno o en las inmediaciones de una manifestación en la vía pública, disimule voluntariamente su rostro para no ser identificado en circunstancias que hagan temer atentados al orden público".

El decreto prevé que, en caso de reincidencia en un plazo de un año, la multa pueda elevarse a 3.000 euros.

Se prevén excepciones para "las manifestaciones conforme a los usos locales o cuando la disimulación del rostro esté justificada por un motivo legítimo".

La publicación de este decreto llega antes de que la Asamblea Nacional (cámara baja del Parlamento francés) comience a examinar a partir del martes una proposición de creación de un delito de "participación en banda violenta" agravado en caso de cubrimiento del rostro.

Medida grotesca
Varios sindicatos de policías cuestionaron la medida considerando que las posibilidades reales de arrestar a una persona con el rostro cubierto durante una manifestación son muy limitadas. De su lado, el presidente de honor de la Liga de derechos humanos, Michel Tubiana, catalogó el decreto de “medida grotesca que va a crear más problemas, en vez de aportar soluciones”.

La principal defensora de este decreto, la ministra del Interior francesa, se inspiró de textos similares en vigor en otros países de Europa, como Alemania, donde una ley que data de 1985 estipula que los manifestantes tienen prohibido participar en una protesta “si llevan vestidos o artículos que impidan su identificación”. Los detractores de la nueva ley sostienen que ésto podría ser una puerta abierta al abuso policial. En definitiva, un pañuelo o unos lentes oscuros podrían incitar al arresto, consideraron.

Titulares

RFI le propone

Panorama Euranet

Praga en peligro

11/02/2010 13:42 TU